El Gobierno Federal de Brasil publica norma con medidas laborales para hacer frente al coronavirus

 In Newsletters

El 22 de marzo de 2020, el Gobierno Federal de Brasil publicó la Medida Provisional n. 927 (“MP 927/2020”), que implementa medidas de carácter laboral para enfrentar la pandemia del coronavirus, con el objetivo de preservar el empleo de los trabajadores.

La MP 927/2020 ya está en vigor, pero debe ser aprobada por el Congreso Nacional dentro de 120 días para no perder su validez.

La norma se aplica durante el estado de calamidad pública ya reconocido por el Congreso Nacional y, para fines laborales, constituye causa de fuerza mayor bajo el artículo 501 de la Consolidación de las Leyes Laborales – CLT[1].

De acuerdo con el texto de la norma, el empleador y el empleado pueden celebrar acuerdos escritos individuales para garantizar la permanencia de la relación laboral, que prevalecerán sobre otros instrumentos normativos, legales y comerciales previamente firmados.

Entre las medidas que pueden adoptar los empleadores para tratar de reducir los efectos económicos del coronavirus, se encuentran:

(i)                 el teletrabajo;

(ii)              la anticipación de vacaciones individuales;

(iii)            la concesión de vacaciones colectivas;

(iv)             la anticipación de días festivos;

(v)               el banco de horas;

(vi)             la suspensión de los requisitos administrativos de seguridad y salud en el trabajo; y

(vii)          el aplazamiento del pago de FGTS.

Teletrabajo

Con respecto al teletrabajo, el empleador puede adoptarlo independientemente de la existencia de acuerdos individuales o colectivos. El aviso de la adopción del régimen de teletrabajo debe entregarse al empleado (incluidos los becarios y los aprendices) con al menos 48 horas de antelación, por escrito o por medios telemáticos.

La MP 927/2020 define el teletrabajo y el trabajo a distancia como la prestación de servicios predominante o totalmente fuera de las instalaciones del empleador, utilizando tecnologías de información y comunicación que, por su naturaleza, no constituyen trabajo externo.

Las condiciones relacionadas con la responsabilidad de la adquisición, el mantenimiento o el suministro de equipos e infraestructura tecnológicos para el teletrabajo y el reembolso de los gastos a cargo del empleado se establecerán en un contrato escrito previamente firmado o dentro de 30 días contados a partir de la fecha de cambio del régimen de trabajo.

Si el trabajador no tiene el equipo y la infraestructura necesarios para el teletrabajo, se pueden adoptar las siguientes medidas:

(i)                el empleador podrá suministrar el equipo en forma de préstamo y pagar los servicios de infraestructura, que no caracterizarán fondos de naturaleza salarial; o

(ii)              si el régimen de préstamo no es posible, el período de la jornada laboral normal se computará como el tiempo trabajo disponible para el empleador.

No se aplican a los trabajadores en régimen de teletrabajo las normas sobre telemarketing.

Finalmente, la MP 927/2020 establece que el tiempo dedicado al uso de aplicaciones y programas de comunicación fuera del horario normal de trabajo no constituirá tiempo disponible para el empleador, salvo disposición en contrario en acuerdo individual o colectivo.

Anticipación de vacaciones individuales y colectivas

Para anticipar vacaciones individuales, el empleador debe informar al empleado con al menos 48 horas de antelación, por escrito o por medios telemáticos, informándole aún la extensión de las vacaciones, que no puede ser inferior a 5 días. La anticipación es permitida incluso en el caso de que el empleado todavía no tenga el derecho de disfrutarla.

La norma establece que los trabajadores que están en el grupo de riesgo del coronavirus (mujeres embarazadas, ancianos, personas con enfermedades crónicas) tendrán prioridad en el disfrute de las vacaciones, sea individual o colectiva.

El empleador también puede optar por pagar el 1/3 adicional de vacaciones antes del 20.12.2020 (fecha del bono de Navidad). Asimismo, el pago de la remuneración de vacaciones concedidas durante la calamidad pública puede hacerse hasta el quinto día hábil del mes siguiente al comienzo de las mismas, lo que no está previsto en el art. 145 del CLT[2].

Además, el empleador puede suspender, durante el estado de calamidad pública, las vacaciones o el permiso no remunerado de los profesionales sanitarios o aquellos que desempeñan funciones esenciales, lo que debe comunicarse al trabajador por escrito o por medios telemáticos, preferiblemente con 48 horas de antelación.

En el supuesto de despido del trabajador, el empleador pagará, junto con el pago de las indemnizaciones por despido, los montos que aún no se pagaron por las vacaciones.

Finalmente, para la concesión de vacaciones colectivas, el empleador debe informar a los empleados beneficiados con al menos 48 horas de antelación[3], con notificación previa al organismo local del Ministerio de Economía y comunicación a los sindicatos que representan a la respectiva categoría profesional.

Anticipación de días festivos

Los empleadores podrán anticipar el disfrute de los días festivos federales, estatales, distritales y municipales no religiosos, que deben notificarse por escrito o electrónicamente a los trabajadores beneficiados con al menos 48 horas de antelación, con indicación de los días festivos que se utilizarán. Los días festivos también se pueden usar para compensar el saldo del banco de horas.

En relación con los días festivos religiosos, el disfrute dependerá del acuerdo con el empleado, que debe hacerse mediante un acuerdo individual por escrito.

Banco de horas

Durante el estado de calamidad pública, se autoriza la interrupción de actividades por parte del empleador y el establecimiento de un banco de horas a favor del empleador o el empleado, establecido por acuerdo formal colectivo o individual, para compensación en el plazo de 18 meses desde la finalización del estado de calamidad pública.

La compensación del tiempo para la recuperación del período interrumpido se puede hacer extendiendo la jornada laboral hasta 2 horas, limitadas a 10 horas diarias, y la compensación del saldo de horas puede ser determinada por el empleador, independientemente de acuerdo individual o colectivo.

Suspensión de los requisitos administrativos de seguridad y salud en el trabajo

Durante el estado de calamidad pública se suspende la obligación de realizar pruebas médicas ocupacionales, clínicas y complementarias, salvo las pruebas de despido, que deben realizarse dentro de los 60 días posteriores a la finalización del estado de calamidad pública. Este régimen no se aplica si el médico considera que el aplazamiento de las pruebas implica un riesgo para la salud del trabajador.

La prueba de despido también se puede dispensar si el examen médico más reciente se realizó hace menos de 180 días.

La formación obligatoria periódica y ocasional de los empleados actuales también se suspende, debiendo llevarse a cabo en el plazo de 90 días, a contar desde la finalización del estado de calamidad pública. Dicha capacitación puede llevarse a cabo de forma remota, siempre que el empleador observe los contenidos prácticos.

Aplazamiento del pago del Fondo de Garantía por Tiempo del Servicio – FGTS

Se suspende los pagos del FGTS por parte de los empleadores con respecto a las competencias de marzo, abril y mayo de 2020, con carácter independiente: (i) del número de empleados; (ii) del régimen tributario; (iii) de la naturaleza jurídica; (iv) del sector empresarial; y (v) de la adhesión previa.

El pago de dichos valores podrá realizarse en 6 cuotas mensuales, sin actualización monetaria, multa y encargos, a partir de julio de 2020.

Para poder utilizar el beneficio, el empleador estará obligado a declarar, hasta el 20.06.2020, la información establecida en ley[4], lo que supondrá el reconocimiento de los créditos y confesión de los valores adeudados. Además, los montos no declarados se considerarán en retraso ​​e implicarán en el pago íntegro de la multa y encargos aplicables.

En el supuesto de rescisión del contrato de trabajo, la suspensión del pago del FGTS se resolverá y el empleador estará obligado al pago de los montos correspondientes, sin multas o encargos, si se realiza dentro del plazo legal establecido para su realización y si hay un depósito de las cantidades previstas en el artículo 18 de la Ley n. 8.036, de 1990[5].

La prescripción de las deudas relacionadas con las contribuciones del FGTS también quedan suspendidas por un período de 120 días, contados a partir de la fecha de entrada en vigor de la MP 927/2020.

Otras disposiciones

Durante el estado de calamidad pública, se permitirán que establecimientos de salud, por acuerdo individual escrito: (i) extiendan la jornada laboral; y (ii) adopten escalas de horas suplementares entre la decimotercera y la vigesimocuarta hora del descanso intradía, sin sanción administrativa y garantizado el descanso semanal remunerado.

Las horas extraordinarias pueden ser compensadas en el plazo de 18 meses contados a partir de la finalización del estado de calamidad pública, a través del banco de horas o pagados como horas extraordinarias.

Asimismo, durante el período de 180 días contados a partir de la fecha de entrada en vigor de la MP 927/2020, los plazos procesales para la presentación de defensa y recursos en el contexto de los procedimientos administrativos que se originan a partir de avisos de infracción laboral y notificaciones de deuda del FGTS están suspendidos.

La MP 927/2020 también se aplica a las relaciones laborales regidas por la ley sobre trabajo temporal, trabajo rural y, cuando corresponda, la ley sobre el trabajo doméstico (como horas de trabajo, horario y días festivos).

Las medidas laborales adoptadas por los empleadores dentro de los 30 días anteriores a la fecha de entrada en vigor de MP 927/2020 (22.03.2020) se considerarán válidas, siempre que no violen las disposiciones de la MP.

Cabe señalar que la MP 927/2020 preveía en su Artículo 18 la posibilidad de suspender el contrato de trabajo por 4 meses para la calificación profesional del empleado, período durante el cual el mismo quedaría sin recibir salarios. Sin embargo, en virtud de críticas recibidas de diversos sectores y entidades, el Gobierno dio un paso atrás y publicó una nueva Medida Provisional revocando dicho artículo.

Asimismo, se esperaba que la MP 927/2020 permitiese la reducción de jornada laboral, con la consiguiente reducción de los salarios en un 50%, pero esta medida finalmente no se incluyó en el texto legal. El Gobierno anunció que se publicará una nueva Medida Provisional en los próximos días, con medidas adicionales para mitigar los efectos del coronavirus en las relaciones laborales, de modo que la expectativa es que la reducción proporcional de jornada de trabajo y salarios esté prevista en esta nueva norma.

contato@nbfa.com.br
(11) 3707-8370

[1] Artículo 501: Fuerza mayor se entiende como cualquier evento inevitable, en relación con la voluntad del empleador, y para cuyo cumplimiento el empleador no contribuyó, directa o indirectamente.
[2] Artículo 145: El pago de la remuneración de vacaciones y, en su caso, el subsidio a que se refiere el artículo 143 se realizarán hasta 2 (dos) días antes del comienzo del período respectivo.
[3] El límite máximo de períodos anuales y el límite mínimo de días consecutivos previstos en el CLT, es decir, 2 períodos anuales y que ninguno sea inferior a 10 días no serán aplicables.
[4] Ley n. 8.212/1991:
Artículo 32: La empresa también está obligada a: […] IV – declarar a la Secretaría de Ingresos Federales de Brasil y a lo Consejo del Fondo de Garantía por Duración del Servicio – FGTS, en la forma, plazo y condiciones establecidos por estos organismos, datos relacionados con eventos imponibles, base de cálculo y montos adeudados de la contribución seguridad social y otra información de interés para el INSS o para lo Consejo del FGTS; (Redacción dada por la Ley nº,11.941, de 2009) (Ver Ley n. 13.097, de 2015)
[5] Artículo 18: En caso de rescisión del contrato de trabajo por parte del empleador, el empleador deberá depositar en la cuenta vinculada al FGTS del empleado las cantidades relacionadas con los depósitos correspondientes al mes de terminación y al mes inmediatamente anterior que aún no se ha pagado, sin perjuicio de los acuerdos legales.

 

Este memorando ha sido preparado exclusivamente para los clientes del despacho para informarles los principales cambios y noticias de interés en el campo del Derecho. En caso de duda, los abogados estarán a la entera disposición para aclaraciones adicionales.
La presente Newsletter contiene informaciones de carácter general, destinadas a los clientes de nuestro despacho, sin que constituya una opinión profesional o asesoramiento jurídico en relación con cualquier tema en particular, presente o futuro en el que nuestro despacho presta o pudiera prestar asesoramiento. La versión de esta Newsletter en español es una traducción libre del portugués.
2017 NBF|A Advogados. Todos los derechos reservados. La explotación, reproducción, distribución pública o privada, transformación total o parcial sin la autorización previa de NBF|A Advogados queda estrictamente prohibida.